Movilidad geográfica del trabajador

Hablamos de movilidad geográfica cuando existe un cambio de lugar del trabajo de un trabajador que le exija un cambio de residencia. Debemos tener en cuenta que en función de su carácter temporal o indefinido, estaremos hablando de traslado o desplazamiento.

Para poder hablar de movilidad geográfica, se debe analizar la necesidad de un cambio de residencia, además de otros factores como la distancia entre el nuevo centro de trabajo y el antiguo, tiempo de desplazamiento al centro de trabajo, así como los costes del mismo.

Las causas para que la empresa pueda acreditar dicha movilidad deben estar basadas en  causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Se consideran tales las que están relacionadas con la competitividad, productividad u organización técnica o del trabajo en la empresa, así como las contrataciones referidas a la actividad empresarial.

En función de la duración, nos encontramos con dos tipos de movilidad: el traslado que tiene carácter indefinido y el desplazamiento que es de carácter temporal.

El traslado requiere la notificación, formalizado por escrito, con una antelación previa de 30 días al trabajador y a sus representantes legales indicando, el nuevo destino, la fecha de efectividad, motivaciones y causas del traslado.

El trabajador tiene tres opciones, aceptar el traslado, finalizar la relación laboral teniendo derecho a percibir una indemnización de 20 días de salario por año de servicio con un máximo de 12 mensualidades, o impugnar el traslado en vía jurisdiccional.

El trabajador que acepte la medida tiene derecho a percibir una compensación por gastos, tanto propios como de los familiares a su cargo, en los términos que se acuerde. El importe de esta compensación podrá ser pactada entre las partes, aunque no podrá ser inferior al mínimo recogido en el convenio de aplicación.

Mientras que el desplazamiento es un cambio temporal de centro de trabajo, pero que obliga al trabajador a residir en una población diferente a la de su domicilio habitual, en un periodo de tres años no pueden exceder de doce meses, si lo supera será considera traslado.

El trabajador debe de ser informado con los siguientes plazos:

Si la duración es inferior a tres meses, la legislación no especifica un plazo exacto, indicando solamente que ha de ser la suficiente para que el trabajador pueda adoptar la medida.

Si la duración es superior a tres meses, con un mínimo de cinco días laborales.

En el caso de desplazamiento superiores a tres meses, tendrá derecho a un permiso de cuatro días laborales en su domicilio de origen por cada tres meses de desplazamiento, excluyéndose los días que emplee en el viaje, cuyos gastos correrán a cargo del empresario.

Al igual que en el traslado, el trabajador tiene la opción de recurrir la medida ante los tribunales de la jurisdicción social, pero en cualquier caso, tendrá que trasladarse al nuevo centro de trabajo, y esperar a que la sentencia lo declare o no, justificado.

Publicado en La Voz de Ronda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>