Reducción de jornada laboral

Los trabajadores tienen un derecho irrenunciable a solicitar una reducción de jornada en determinados supuestos previstos por la ley. Este carácter irrenunciable, significa que siempre podrán disfrutar la reducción si lo desean y no podrá ser limitado por convenio, ni por imposiciones de la empresa.

Según el artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores este derecho se tiene en los siguientes supuestos: cuidado de un hijo menor de doce años, trabajadores encargados de hijos con discapacidad física, psíquica o sensorial, que no trabaje y no pueda encargarse por si misma, trabajadores encargados del cuidado directo de un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad, o afinidad, que por razones de edad, accidente o enfermedad no pueda valerse por sí mismo, y que no trabajen.

La concreción horaria y la determinación del período de disfrute del permiso de lactancia y de la reducción de jornada, corresponderán al trabajador, dentro de su jornada ordinaria. No obstante, los convenios colectivos podrán establecer criterios para la concreción horaria de la reducción de jornada, en atención a los derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral del trabajador y las necesidades productivas y organizativas de las empresas.

Es importante saber que en el caso de reducción de jornada por el cuidado de un menor de doce años o familiar que no pueda valerse por sí mismo, la reducción será entre un octavo y un máximo de la mitad de la duración de la jornada, y para el caso del cuidado de un menor afectado por una enfermedad grave el trabajador tendrá derecho a una reducción de la jornada de al menos la mitad de la jornada, pudiendo llegar a ser completa la reducción de jornada.

Las discrepancias surgidas entre empresario y trabajador sobre la concreción horaria y la determinación de los períodos de disfrute serán resueltas por la jurisdicción social, donde el trabajador dispondrá de un plazo de veinte días, a partir de que el empresario le comunique su negativa o su disconformidad con la propuesta realizada por el trabajador, para presentar la demanda.

Existen algunos efectos al darse la reducción, como que el salario se ve reducido en la misma proporción que la reducción de jornada, que en caso de despido, o finalización del contrato tanto el cálculo de la indemnización como el cálculo del paro se realizará como si la reducción de jornada no existiera. Así como que a efectos del cálculo de prestaciones de Seguridad Social por incapacidad permanente, muerte y supervivencia, maternidad, paternidad y jubilación durante los dos primeros años en el caso de reducción de jornada por cuidado de un hijo menor de doce años y durante el primer año de reducción por cuidado de otros familiares la cotización se verá incrementada hasta el 100%.

Publicado en La Voz de Ronda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>